SOL EXTRAVIADO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

buena vibra SOL EXTRAVIADO

Mensaje por Admin el Jue 10 Jul 2008 - 3:53

Hubo en un tiempo lejano dos hermanos que vivían en la ciudad de Teotihuacan. Crecieron como dos ramas gemelas del mismo árbol. Fuertes, dignos y bellos. Tonatiuh y Cuauhtémoc. Tonatiuh era el hermano mayor y más sabio. Cuauhtémoc, menor, poseía una fuerza e ímpetu extraordinarios para la lucha. Cada uno creció esplendorosamente en sus habilidades. Con el paso del tiempo la guerra llegó al reino. Todos los jóvenes fueron convocados a pelear. Cuauhtémoc se mostró entusiasmado, era la oportunidad perfecta para exhibir sus habilidades guerreras.

Tonatiuh, por su parte, entristeció y huyó del reino. Fue considerado un cobarde y un traidor, aunque esto le dolió mucho, Cuauhtémoc le profesaba un gran amor así que se batía en tremendas luchas con todo aquel que se atreviera a hablar mal de su hermano mayor. Ganó todas las batallas en el honor y en la guerra. Pero el reino enemigo era muy grande y poderoso. A pesar de las grandes victorias obtenidas en el campo de batalla por Cuauhtémoc el reino se desmoronaba en los demás frentes. Y así el viento arrastró a los ejércitos enemigos a los páramos de Pal enk al, la tierra donde el agua no fluye. Cuauhtémoc, ahora jefe militar del reino, dirigía un ejército débil, temeroso y sin esperanza. Eran superados en número de uno a cien. Las nubes de la destrucción y el olvido se cernían sobre Teotihuacan. Entonces se escuchó un estruendoso gritería proveniente de las estepas del oriente, donde sólo habitaban los nómadas bárbaros. Eran ellos, en número exorbitante. Decenas de miles, sus columnas de guerreros ataviados con extraños y bellos plumajes continuaban avanzando y mostrando un número aún mayor, cientos de miles. Y a la cabeza... Tonatiuh. Al reconocerlo, Cuauhtémoc se deshizo en llanto, mucho tiempo había pasado sin ver a su hermano, montó a lomos de su enorme serpiente voladora y a toda velocidad viajó hacia él con los brazos abiertos. El ejército enemigo, al ver perdida la ventaja numérica y reconocer a Cuauhtémoc, héroe de mil batallas, al frente de semejante fuerza, huyó sin honor. La guerra estaba ganada.

-Hermano, la gente habló cuando te fuiste.
-Me lo imagino, querido Cuauhtémoc, pero no había tiempo qué perder. Cuando supe que el reino iría a la guerra entristecí porque me di cuenta que nuestro enemigo era más poderoso. Marché entonces, sin dilación, a forjar alianzas con los enemigos de nuestro enemigo, grandes penas hube de soportar.
Los hermanos se abrazaron fraternalmente mientras los hombres cantaban y celebraban tan espléndida victoria.

-Tonatiuh -dijo solemne Cuauhtémoc-, yo he vencido en mil batallas, pero tú, sin derramar una sola gota de sangre, has salvado al reino... Tú eres el verdadero maestro de la guerra.

Y así fue como Teotihuacan se convirtió en el reino más poderoso de la Tierra y Tonatiuh se convirtió en el nuevo rey. Todos esperaban que su influencia perdurara por diez mil años, pero en el corazón de Cuauhtémoc la sutil semilla de la envidia y la discordia había echado honda raíz...


Escrito por César Rosas Zavala. Autor de la novela Luna Silente, Editorial Torres Asociados, 2007. Disponible en las librerías del Fondo de Cultura Económica y El Sótano.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 58
Localización : Xochimilco, Mèxico
en una palabra describe a Xochimilco : Por el rescte de la cultura en Xochimilco...Vamos Todos.
Fecha de inscripción : 24/03/2008

Inicio del personaje
Xochimilco Libre:

Ver perfil de usuario http://www.latilapia.es.tl

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.